Técnicas de estudio y ansiedad en exámenes

La mayor parte de las personas hemos dedicado unos cuántos años de nuestra vida a estudiar: 6 años de escuela, 6 de enseñanza secundaria e incluso varios años de Universidad. Sin embargo, pese a la cantidad de tiempo que pasamos estudiando y a la importancia que tiene en el desarrollo profesional posterior, habitualmente nadie nos enseña a estudiar; cada persona lo hace intuitivamente, como mejor le parece.
Sin embargo, existen procedimientos que ayudan a optimizar el tiempo que dedicamos al estudio y a obtener mejores resultados.

Salvar o perder un examen no depende solo del tiempo que le dediquemos, sino también de cómo lo aprovechemos. Muchos niños y adolescentes no saben cómo estudiar adecuadamente, les resulta difícil organizar el tiempo y dejan todo para el final, pasan horas sin dormir antes de un examen, etc.

En CLÍNICA PSINCO les ofrecemos un espacio de orientación y asesoramiento, les brindamos apoyo, habilidades y técnicas que les permitan, en un ambiente de confianza, superar sus dificultades personales y académicas y mejorar su rendimiento.

En primer lugar se realiza una evaluación personalizada, para determinar en cada caso, qué hábitos de estudio son beneficiosos y cuales interfieren con el estudio y se pueden modificar. El abordaje, si bien es a medida, puede incluir los siguientes objetivos:
> Fomentar la motivación: para que alguien se implique en la tarea de estudiar, debe estar motivado a hacerlo.
> Crear un Ambiente apropiado: un lugar adecuado para estudiar mejoran la atención y concentración.
>Enseñar a aprovechar mejor el tiempo mediante una adecuada Planificación: es fundamental para llegar a tiempo con todos los temas.
> Fomentar el establecimiento de metas, final e intermedias.
>Aprender a manejar estímulos distractores que compitan con la conducta de estudiar.
>Afrontar la presión de los compañeros.
> Abordar el miedo al fracaso y la inseguridad.
> Aprender técnicas de estudio eficaces.
> Manejar la ansiedad ante los exámenes u otras instancias de evaluación.

Un capítulo aparte merecen los exámenes. Hay personas que estudian adecuadamente pero llegado el momento del examen no pueden rendir al máximo y reflejar fehacientemente todos sus conocimientos. Esto se debe a que el examen, en tanto situación de evaluación, puede generar ansiedad, la cual interfiere con su desempeño.
Algunas de las manifestaciones de la ansiedad son: dificultades de concentración, temor al fracaso, trastornos digestivos, temblor, e incluso quedarse en blanco.
Muchos estudiantes se cuestionan si sirven para seguir estudiando por este motivo.
En estos casos es necesario entender las causas de esta ansiedad y brindarle al paciente herramientas para su mejor manejo. Ver artículo sobre ansiedad en exámenes

En suma, nos proponemos que la persona aproveche mejor el tiempo dedicado a estudiar, mejore su rendimiento académico y sea capaz de enfrentarse a las situaciones en que va a ser evaluada con tranquilidad y confianza, dando lo mejor de sí.

Lic, Verónica Orrico
Psicóloga
Terapeuta cognitivo-conductual